Santo Domingo de Abajo 2019

0Shares

Santo Domingo de Abajo se sumó con gran algarabía a las celebraciones patronales de Managua.

Se trata de otra réplica del Santo, que mora en la comunidad de San Andrés de La Palanca y que recorre cada 7 de agosto 15 kilómetros a pie hasta el sector del Puente León en el barrio Cuba de Managua.

Bailando y acompañados de música de filarmónicos, recorren con alegría ese trecho, mientras que algunos pintados de negro intentan manchar de aceite a los promesantes.

Antes de partir, algunos también pagan promesa repartiendo comida y bebidas. Generalmente es chicha y nacatamales, que son disfrutados tanto por devotos, músicos y casi cualquier visitante que llegue temprano, antes de que se acaben.

De la capilla, el santo resguardado por una vitrina de madera y vidrio, ha sido bendecido por el sacerdote local, previo a recitar oraciones y canticos religiosos.

En el camino es recibido y posteriormente acompañado por San Martín de Porras, otra imagen que replica más o menos en tamaño a la anterior y que va siendo cargada en hombros de tradicionalistas en una peaña adornada de flores.

Mientras van avanzando, van siendo recibidos por otros promesantes que los esperan en sus casas, sacando mesas o simplemente bailando al sonar de las trompetas y otros instrumentos de viento.

El santo permanece en Managua incluso más tiempo que Santo Domingo de las Sierritas.

Estará en la capital desde el 7 de agosto hasta el 20, sumando por todo 13 días de estadías, mientras que el mocito permanece en Managua solo 10 días, los primeros de agosto.

Mientras que ésta imagen permanece en la Iglesia Cristo del Rosario, Santo Domingo de las Sierritas permanece en el templo Santo Domingo, del barrio 19 de julio.

Es una celebración que ajusta los 89 años de antigüedad este 2019. Sus inicios se remontan al año 1930, mientras que el tope con San Martín surge en 2001.  

0Shares
Summary
Review Date
Reviewed Item
Santo Domingo de Abajo
Author Rating
51star1star1star1star1star
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *